La peor decisión es la indecisión: 4 estrategias prácticas para decidir

En el mundo existen dos tipos de personas, las prudentes, y otras como yo, que se emocionan fácilmente ante algo que parece estupendo a primera vista. El exceso de prudencia puede convertirse en indecisión, el exceso de emoción puede convertirse en la peor decisión que hayas tomado.

En nuestra vida diaria, en el trabajo, en nuestra familia, en nuestro hogar, en los viajes que realizamos o las cosas que podemos ya comprar, probablemente existirá un universo de opciones que pudiesen explorarse para elegir la mejor. Y tener una posición crítica al respecto es lo mejor que podemos hacer para luego no lamentarnos ni dejarnos llevar por emociones de momento.

A continuación te enumero algunas técnicas que he recopilado de lecturas realizadas, escuchando a los abuelitos en el parque, y revisando papers sobre comparación y análisis de características en el software. Una mas sencilla que otra, y todas bastante efectivas.

La regla del 10/10/10

Ante distintas situaciones, sobre todo para bypasear las emociones de corto plazo, entre las que se incluye pensar antes de hablar, es imaginarte como te sentirías en los próximos 10 minutos tras tomar la decisión, que tal verías la situación en 10 meses, y cómo la ves en 10 años.

Este ejercicio te ayuda a ver cómo pudiese influir lo que estás próximo a realizar en el proyecto de vida que te has dibujado. O si la inversión económica por hacer tiene potencial de beneficiarte a mediano y largo plazo.

Por lo general, aplicas esto teniendo aparentemente un único deseo de momento para evaluar si lo ejecutas o no. El siguiente paso que puedes dar es emplear la estrategia siguiente para que tengas con qué comparar.

Ampliar Opciones

Consiste en tener al menos un plan B siempre a un plan A aún no ejecutado. Por ejemplo, recibiste un bono equivalente a medio año de sueldo y de inmediato pensaste en todos esos dispositivos y el viaje que deseas realizar, pero antes de ejecutar, haces un alto y formula un plan B equivalente.

  • Plan A: Utilizo el dinero para comprar gadgets y ropa.
  • Plan B: Utilizo el dinero para pagar todas mis deudas.

Puedes extenderlo a un plan C. Y si todos te parecen igual de buenos, quizás debas aplicar una matriz de decisión, explicada mas abajo.

Matriz de Decisión

Este es mi favorito y llevo algún tiempo usándolo, pero no es el mas rápido de diseñar sin embargo es bastante acertado. Basado en el análisis de características de DESMET, sirve tanto para evaluar procesos, software, como esa próxima computadora, smartphone o viaje que deseas realizar.

Paso 1: Elige hasta 6 características que deseas que tu opción posea. Pueden suceder ambas cosas, que dependiendo del contexto 6 son muchas, en ese caso toma las que puedas identificar como importantes, pero no te excedas de 6. Estas serán las filas de tu matriz. Las columnas serán las distintas opciones o alternativas.

Paso 2: Elige como evaluar cada característica, con un puntaje del 1 al 5 esta bien. Lo puedes escribir aparte.

Paso 3: Empieza a llenar cada celda empleando el puntaje correspondiente a cada característica en cada opción que exploras.

Paso 4: Suma los valores de las columnas y totaliza al final; sin importar qué, elige la puntuación más alta.

Puede que se de un empate, en base a eso, puedes añadir las siguientes dos o tres características que consideres que son un plus, establece esquema de medición, evalúa y recalcula.

La regla del 37%

Quise dejar esta para el final porque en realidad nunca la he aplicado. No obstante, a según está matemáticamente probado que el ¨37¨ es un número mágico. Cuando tienes un universo grande de opciones, usar solo el 37% del tiempo disponible para decidir, o elegir solo el 37% de las opciones, y sobre estas aplica algún esquema de evaluación, es lo que hacer para acortar el tiempo de toma de la mejor decisión.

En resumen

  • No te dejes llevar por emociones de momento
  • Plantea al menos un escenario adicional al que está a simple vista
  • Emplea un mecanismo que te permita justificar la toma de una decisión, esto evita en un 99% el posterior arrepentimiento o alejar el “que hubiese pasado si mejor…” de nuestra mente

Si sientes que puedes aplicar esto en algo justo en este momento, me gustaría leerlo en los comentarios.

Y si te gustó el post, compártelo en tu red social favorita 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s