Quiero ser como Marissa Mayer

Acabo de leer en mi digest de LinkedIn como La IT celebrity Marissa Mayer se volvi贸 multimillonaria en sus 30s; En resumen, supo tomar siempre las decisiones correctas en momentos clave de su vida laboral, momentos que algunos de ellos no distan mucho de situaciones que he vivido, y vaya… 驴La estar茅 cagando o estar茅 obteniendo uno que otro #SuccessKid?

Nicholas Carlson es el escritor del libro 鈥淢arissa Mayer And The Fight To Save Yahoo!鈥 y en un post con el cual promociona su libro describe 5 decisiones bien tomadas que hicieron que esta bella mujer, rubia, joven e indiscutiblemente audaz, tenga una fortuna por encima de los $500.000.000 (en cash, acciones y no est谩 de m谩s decir, estimaciones ya que de esa plata, $200.000.000 los hizo que si en un a帽o).

First thing first, se gradu贸 en Stanford y por supuesto, era brillante. Pudo con su CV entrar a cualquiera de las empresas m谩s prominentes del sector tecnol贸gico, o como investigadora en una reconocida universidad, pero en vez de ello, se arriesg贸 a entrar a trabajar con un grupito de 24 loquitos, brillantes, pero loquitos, en una reci茅n fundada empresa, posiblemente sin una estructura de crecimiento organizacional definida y ganando lo b谩sico.

Javier, osea yo, al graduarse pudo tambi茅n aspirar a lo mismo, pero ya un grupito de loquitos lo hab铆a reclutado, le pagaban bien, y el trabajo era demasiado f谩cil as铆 que decidi贸 ah铆 quedarse para con el 芦sueldaso禄, vivir bien en la ca贸tica Caracas y comenzar una maestr铆a que refuerce su CV para un trabajo m谩s retador y mejor pagado (驴?).

Desconozco las ambiciones y objetivos de vida de Marissa en esa entonces, pero me har茅 la idea de que ambos tomamos la misma decisi贸n correcta en nuestros primeros 20s.

Javier 1 鈥 Marissa 1

Segundo, la empresa de loquitos donde entr贸 Marissa era Google, y eso no desmerita mi conclusi贸n anterior; recuerden que a煤n Google no era lo que es hoy en d铆a, ni la empresa donde yo trabajaba existe ahorita.

Marissa entr贸 como programadora y dur贸 meses en un proyecto que hoy en d铆a representa una buena tajada de la plata que le ingresa a Google diariamente con cada clic que hacemos sobre su publicidad digitalmente omnipresente. Cuando sus jefes y colegas se dieron cuenta que estaba lenta, ingresaron un 鈥渞efuerzo鈥 que sac贸 el proyecto en semanas. Marissa entendi贸 que programar no es su fuerte as铆 que era el momento de buscar y ver en qu茅 es realmente 煤til.

En mi segundo empleo (y el actual) ingres茅 como programador, mis entrevistadores pensaron que ten铆a la capacidad para hacer cosas geniales 鈥渆chando c贸digo鈥. En aquella entonces, programar no era mi pasi贸n pero era lo mejor que sab铆a hacer, y mis proyectos siempre sal铆an relativamente r谩pido. No obstante, con el ingreso de nuevos talentos a la organizaci贸n, que s铆 llevan la programaci贸n en sus venas, pude ver como mi c贸digo era en ocasiones mejorado, reconstruido o a veces desechado. Tal situaci贸n naturalmente en su momento me frustr贸 y por un momento llegu茅 a sentir que retroced铆a. No s茅 si dur茅 m谩s o menos tiempo que Marissa en darme cuenta que si quer铆a resaltar, mejor era intentar otra cosa.

Javier 2 鈥 Marissa 2

La tercera es la vencida, Marissa comenz贸 a mirar a su alrededor y sigilosamente inmiscuirse en otras 谩reas: pas贸 a acomodar servidores, colabor贸 con RRHH, organizaba agendas y meetings, muy h谩bil la mujer, buscaba colaborar en todas aquellas necesidades que Google tendr铆a donde los dem谩s compa帽eros 鈥渆specialistas鈥 en sus 谩reas ni se atrev铆an a asomarse. Finalmente Marissa termin贸 como la responsable de c贸mo se ven y perciben los productos de Google, su palabra era la autoridad mayor en ese aspecto. Destac贸 adem谩s en otros proyectos e iniciativas que le dieron gran poder e influencia y al final del d铆a, sin ser gerente, una gran cantidad de 谩reas les reportaban a sus respectivos jefes, y ella porque es genial y because all sort of reasons.

Hoy en d铆a, yo ya no echo c贸digo, en vez de eso, soy el l铆der t茅cnico de soluciones de Inteligencia de Negocios que se realizan en la organizaci贸n, la persona sobre la cual los gerentes se apoyan para canalizar requerimientos, una de las personas cuya palabra vale en la selecci贸n de personal y acompa帽amiento en los programas de adiestramientos a potenciales prospectos en el 谩rea de IT (隆Vaya! Marissa tambi茅n hac铆a algo similar a esto 煤ltimo) y el compa帽ero al cual siempre le consultan como se deber铆a proceder con una gran cantidad de casos de soporte.

A diferencia de Marissa, no me siento tan seguro en decir que yo mismo planfiqu茅 esto. Simplemente se dio. No s茅 en qu茅 momento constru铆 la confianza que me tienen dentro de la organizaci贸n en actividades ajenas a la programaci贸n y que son de vital importancia para el negocio.

Javier 3 鈥 Marissa 3

Finalmente, y porque esto ya va largo, las otras dos razones que describe Nicholas acerca del 茅xito de Marissa son, si hay un problema y se asign贸 ya un responsabe para que lo solucione, Marissa le iba a importar un bledo eso e inrrumpir铆a en ese espacio 鈥渁jeno鈥 y solucionar铆a ella misma la situaci贸n si sab铆a que estaba en sus manos; despu茅s de todo, es lo que le hicieron a ella, 驴no?. Tal actitud le dio enemigos, gerentes agradecidos, a煤n m谩s poder, reconocimiento y d贸lares.

La 煤ltima raz贸n, es saber cu谩ndo decir adi贸s. Nicholas cuenta que los enemigos de Marissa se aliaron y tambi茅n crecieron al punto de volverla a dejar de un lado; no obstante, ella sigui贸 haciendo un buen trabajo. Yahoo! en el 2011 se hab铆a quedado sin CEO y ella sab铆a que ser铆a una oportunidad de oro, sin embargo, Nicholas describe que Marissa no se apresur贸 en postularse; no porque tuviera esperanzas en Google sino porque Yahoo! sin CEO estaba en manos de ejecutivos problem谩ticos. Eventualmente poco a poco fueron alej谩ndose debido a asuntos judiciales, y cuando Marissa vi贸 que el terreno estaba libre de escombros, dio su estocada. El resto de la historia de c贸mo Yahoo! con Marissa se ha revalorizado considerablemente est谩 en las redes.

H谩bil la mujer, hay much铆simo seguro m谩s que aprender de ella. Definitivamente la 4ta raz贸n me parece s煤per importante. Confieso haber pecado de omisi贸n, y precisamente por eso. A nadie le gusta que se inmiscuyan en sus asuntos, pero al final del d铆a, si la organizaci贸n que mantiene mi estilo de vida necesita de mi ayuda, y siento puedo aportar en algo de manera directa, si quiero el 茅xito de Marissa, quiz谩s lo correcto es hacerlo a pesar de estar cruzando l铆mites.

Javier 3 鈥 Marissa 4

Si ganar茅 detractores o no, es incierto. Tampoco puedo dar por hecho que ganar茅 enemigos en caso de que tal situaci贸n se presente. Tampoco puedo incluso dar por hecho que mi ayuda ser谩 necesaria en otras 谩reas que no lidero. Lo cierto, es que mi historia personal a煤n se escribe y siento se seguir谩 escribiendo en mi actual empleo. No s茅 si ser谩 necesario irme en alg煤n momento, no s茅 si querr谩n prescindir de m铆 en un tiempo. Mi historia no tiene por qu茅 ser la de Marissa. A este punto solo s茅 que quiero ser tan exitoso como ella, y he tomado el 60% de las decisiones correctas que la han colocado a estar donde est谩 ahorita.

Javier 3 – Marissa 5

隆Ah铆 nos vemos!

0 respuestas a 芦Quiero ser como Marissa Mayer禄

  1. Genial reflexi贸n, me gusto en estructura y contenido sin embargo no en fondo. En lo particular difiero de ese criterio de copiar a los que son exitosos para seguir sus pasos… simplemente dicen un monton de Paulo Coelhadas pero no dicen queen realidad lo que los llevo al exito fue la vision que tuvieron para tomar ciertas decisiones y arriesgarse.
    Ningun escenario se repite 2 veces asi que pues debo decir que tu historia aunque en algunos puntos es similar dista de ser la fotocopia.
    Exitos mi Javi y disculpa la falta de acentos, el teclado Europeo es una pesadilla 馃槈

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.