Características de mis equipos de alto desempeño

Quiero iniciar esta reflexión indicando que no soy psicólogo, no soy relacionista público ni industrial, tampoco un reclutador profesional ni aficionado, sin embargo durante mi trayectoria profesional he participado y tenido la última voz de voto en varios procesos de selección, los cuales considero han sido exitosos.

Hace casi tres años me encontraba en un viaje de esparcimiento y reflexión personal cuando despierto a media noche en el aeropuerto de Nueva Orleans con un mensaje de quien fuese uno de mis primeros fichajes para mi equipo de trabajo en lo que es mi trabajo actual. En aquella entonces, elegí a dos personas sin mucha duda entre un grupo de al menos 8 postulantes.

Javierincci, quería que lo supieras tu primero, mañana renuncio. Muchas gracias por todo lo que me enseñaste, ahora estará dando mas resultado.

La noticia no me sorprendió, Pedro había superado a su maestro en lo que se refiere a inteligencia de negocios y optimización de base de datos, lo unió con cursos de machine learning y estadísticas y hoy en día es un poderoso freelancer que ayuda a empresas a descubrir conocimiento minando y analizando sus datos.

Hace cerca de un año recibí un consulta de si conocía a alguien quien pudiese recomendar para trabajar en una empresa fuera del país, líder en utilización de la tecnología de Pentaho con el objetivo de robustecer el equipo de trabajo, sin dudarlo, y dadas la situación actual del país donde vivo, recomendé a mi segundo fichaje que realicé en esa misma oportunidad, hace ya 4 años.

Jumi hoy en día es capaz de generar soluciones de integración de datos en cuestión de minutos y ahora soy yo quien le pide asesorías y consultas. Asesorías que ahora debo realizar vía Internet pues nos encontramos en países distintos.

Qué cosas me llamó la atención de ellos en esa oportunidad y utilizo hoy en día cuando tengo la responsabilidad de formar un equipo de trabajo?

Seguridad al hablar

No evalúo tono de voz, ni poder de convencimiento, evalúo espontaneidad, cómo me cuentas un anécdota o cómo me cuentas cuáles son tus intereses. Si de verdad te interesa algo, cuando hablas de ello se dibuja en tu rostro una sonrisa, se bajan los nervios y dejas de sudar. Las capacidades y conocimientos para el rol, o cargo, con las preguntas correctas deben salir solas durante esta conversación.

Aspiraciones

Si eres capaz de proyectarte de acá a 10 años, tienes el puesto asegurado, a pesar que incluyas algo de incertidumbre. Todo plan de vida puede cambiar de la noche a la mañana, otros se van construyendo en la medida que otras personas construyen el suyo a tu lado. Pero es importante que sepas, estando las cosas como están, con los recursos que tienes y con los que esperas obtener, qué deseas hacer con ellos.

Sed de conocimiento o de ganar destrezas

Si un día estas aprendiendo algo, y al día siguiente estas adentrándote en algo nuevo, perfecto! El ocio nunca es bueno, y mis fichajes siempre se han caracterizado por la necesidad de saber y aprender mas y mas.

Presencia

El que la mencione de primero no indica que sea el principal requisito sin embargo, ciertamente cuando conoces o ves por primera vez a una persona, es una de las pocas características que se pueden evaluar. He reclutado a altos, bajitos, gorditos, flaquitos, morenos y blanquitos que todos han compartido esta característica, llevando un estilo agradable. La forma en cómo cuidas tu imagen indica cómo te cuidas tu; y si tienes buen cuidado de ti mismo, puedes entonces tenerlo con tus responsabilidades asignadas.

Hoy por hoy mi rol es otro y también lo es mi equipo, quienes no distan mucho del patrón que recién les mencioné. Y en honor a la verdad, teniendo en cuenta los patrones anteriores, he logrado consolidar equipos donde entre nosotros mismos, y a quiénes prestamos servicios, nos consideran equipos de alto desempeño.

 

 

 

Carta a mi equipo: Sobre cómo tomar decisiones comerciales para la solución de problemas o situaciones en un contexto económico hiperinflacionario

Equipo,

Cómo les comenté en una oportunidad, nada está escrito referente a que es tener un sentido plenamente comercial, no que yo sepa, pero si existe una cultura, un prototipo, que podemos seguir para responder de manera oportuna y eficiente ante situaciones que ameriten aplicar el sentido comercial para aprovechar el costo de oportunidad. Lo siguiente son algunas reflexiones personales que podemos hacer, que ustedes ya hacen, y que necesitamos que el resto de nuestro equipo y usuarios empiecen, y no dejen de hacer:

1. Procesos primero, luego sistemas

Aún con sistemas, la máquina más poderosa es nuestro cerebro. La automatización abarata costos, nos hace más eficientes, y sin duda es a donde debemos apuntar para optimizar cualquier solución que requiera de procesamiento masivo. Usemos primero nuestro ingenio con lo que tenemos a la mano para dar una solución de momento a la par que nos montamos en la automatización o solución del problema.

2. Comercial primero, administrativo posterior

Si bien acá podría decirse que una brecha legal va primero, lo legal suele tener plazos al cual nos ajustamos, el comercio no espera, y lo administrativo puede entrar luego de lo anterior sin darse cuenta que tiene un predecesor. Con este sistema de priorización aprovechamos el agresivo entorno en el que nos encontramos tanto local como en nuestros negocios hermanos afuera.

3. La cadena de suministro, y sus socios de negocio, primero.

Todos los eslabones de esta son importantes por lo que debemos ver el negocio como un proceso horizontal y no por silos. No somos solo venta, o solo logística o solo compras, somos todos estos macroprocesos y debemos conocerlos y darle su debida importancia a todos.

4. Nos comunicamos. Antes, durante y después.

El estar atento a una solicitud y dar seguimiento e información respecto a su avance es necesario. Crea un clima de confianza, da espacio a la creatividad, al debate y eventualmente, más temprano que tarde, a una solución con término exitoso. Creamos ideas, las comunicamos, organizamos talleres y le damos seguimiento. Tomamos un problema a resolver, e involucramos a todos en la solución.

5. Cuidamos nuestro sustento.

Si el comprador no puede comprar, no tenemos que vender y cobrar para pagar nuestros sueldos. Si almacén no puede apartar, no tenemos que cobrar para que las empresas puedan mantener o darnos más beneficios, si ventas no puede vender ni cobrar, no podemos repetir el ciclo que permite que los 2, 5, 10, o N años que tenemos trabajando para el negocio nos haya permitido hacer lo que hayamos hecho a la fecha con nuestro ingreso y beneficios. Si el área de control y finanzas no puede monitorear, no cuidamos la supervivencia financiera de nuestra fuente de ingreso y oportunidades de desarrollo. Todo es un ciclo, una cadena, donde con el trabajo de todos, ganamos, hacemos equipo, crecemos y nos superamos.

Quisiera escuchar sus opiniones, qué podemos hacer para mantener esto? Y si no creemos en esto, también. Oportunidades de mejora siempre existirán.

Gracias a todos por su constante colaboración y compromiso!

Compartí un Post con mis compañeros de trabajo, y quedé como el malo

 

Y no es la primera vez que ocurre. Mi papá siempre dice que nací para llevarle la contraria al mundo, y cuando dice mundo se refiere a él y a sus absurdas aseveraciones o normas sin fundamento.

De manera natural en casa se fué formando en mí esa necesidad de no aceptar las cosas tal cual son o que tratan de imponer sin una explicación objetiva, o al menos una evaluación crítica. “Eres demasiado terco”, “Es lo que tu dices y yá”, “Eres demasiado necio”, “Eres demasiado imbécil”, “Te encanta el caos”, entre otras frases de ‘defensa’ cuando no logran mi aceptación… al que le importe mi aceptación.

Este post describe un fenómeno que me encanta. El autor llama una nueva tendencia de desarrollo de software basado en la ‘moda’. Yo lo traduzco como desarrollo basado en emociones. En general, los desarrollos basados en emociones son aquellos cuando tomas X tecnología nueva porque has visto muchos posts en twitter o blogs referente a ella, la mencionan en conferencias, o Facebook o Netflix estan haciendo uso de ellas, y entonces decides emplearla para tu siguiente proyecto en el trabajo o startup, solo por eso, porque es lo nuevo y cool.

Chévere, pero luego ocurre lo siguiente:

  • La tecnología no es sencilla de entender porque es todo un paradigma nuevo, tu proyecto se retrasa, se retrasan las entregas, y se frustra el equipo.
  • Estas en medio del proyecto y ya existe una nueva versión que depreca cerca del 80% de lo que ya has hecho pero era un cambio necesario para madurar el nuevo framework del que todos hablan. Toca hacer todo de nuevo.
  • Diseñaste toda una solución basado en premisas y documentación y la hora de implementar las promesas de funcionalidades, velocidad y estabilidad que tanto presumían en realidad no están ahí.

Personalmente me encanta siempre probar nuevas cosas, de manera crítica, y comparando contra lo que ya conozco. En el trabajo he introducido tecnologías de integración que hoy sustentan gran parte de la automatización de la cadena de valor del negocio. Y cuando lo hice, fue porque previo a eso ya había probado otras alternativas, y empleando un análisis de características. Otro compañero de equipo probó varias soluciones para el desarrollo de aplicaciones móviles antes de elegir el enfoque que la nueva generación ha heredado. Pero esto solo lo saben mi antiguo jefe, compañeros de trabajo y yo.

Hoy por hoy, de mi grupo inicial de trabajo quedamos solo tres, y hay cerca de 30 personas mas jóvenes, igual de emocionados y enérgicos en probar nuevas cosas.

Recientemente se eligió emplear dos tecnologías emergentes para dos nuevos desarrollos, se han hecho mesas de trabajo alrededor y se ha empleado mucho tiempo realizando pruebas y prototipos. Todo muy bien salvo por eso último, mucho tiempo empleando pruebas y prototipos y cuando pregunté cuál es la opción B contra la que van a comparar sobre qué van a decidir usar obtuve esto: “Bueno, creemos que no hará falta una opción B”

Wrong, really Wrong

Compartí entonces el artículo que les menciono al inicio con el siguiente mensaje en el asunto del correo “Leamos de manera crítica y revisemos nuestras recientes decisiones”.

A la mañana siguiente: “Por qué eres así?”, “Estas creando caos”, “Solo porque no fue tu idea…”.

Recibí muchas acusaciones que solo confirmaban que los acusadores no habían leído el artículo por completo. El mismo, al final, detalla varias estrategias para que los desarrollos basados en emociones salgan exitosos y saber bien que esperar antes de realizar un plan de trabajo y propuesta de producto.

Me decepcionó horrible los juicios levantados contra mi intención de ayudar, pero me reconfortó que algunos si leyeron por completo el post y los vi estableciendo nuevas tareas que se desprenden de esas estrategias dentro de la programación del proyecto.

Mi mantra como desarrollador, evangelizador de tecnologías y gerente de proyectos de software es muy sencilla: no hay que reinventar la rueda, ya todo esta hecho, solo hay que descubrirlo, probarlo y usarlo.