Acerca del Mobilegeddon y la forma en que Google cambió la búsquedas generales, móviles y locales

Standard

Lo único constante con el marketing es el cambio

Con esa frase inicia una de las ponencias a las que asistí en Orgill el año pasado. En el 2015, ocurrió una serie de eventos en la Web denominado por varios nombres pero quizás el mas común es el Mobilegeddon. Se habló específicamente de cómo Google muestra ahora los resultados móviles y locales. Sin embargo, he querido enriquecer este post añadiendo información importante sobre otros cambios realizados en el motor de búsqueda que considero forman parte de ese armagedón web.

El de 21 de Abril del 2015 Google cambió la forma en qué los resultados de las búsquedas se mostraban en los dispositivos móviles. Lanzó un nuevo algoritmo de rankeo que dejó varias páginas fuera por no estar preparadas para su navegación móvil o no ser lo suficientemente responsive. Sin embargo, ser responsive es sólo uno de los tantos criterios que el algoritmo evalúa. Otras características como relevancia, localización, idioma, entre otros, son características también evaluadas.

Ocupando en el 2017 el 77% de share en los motores de búsqueda empleados, y considerando que cerca del 60% de las búsquedas se realizan ahora desde un dispositivo móvil, que tu sitio quede fuera del ranking no es gracioso para algunos (más estadísticas, acá).

Muchas preguntas salieron a la luz por parte de los afectados cuyos resultados ya no aparecían en el ranking de Google. Para eso, Google preparó en su blog un FAQ a modo de explicar con detenimiento de qué van estos nuevos cambios. Una de las aclaratorias que realiza es que el ranking solo varía en dispositivos móviles pero en equipos de escritorio y tabletas, se mantiene. También indica que no excluye del ranking portales que no sean mobile responsive, pero deben tener contenido relevante para su visibilidad (acá escribí algo al respecto de esto último).

La siguiente herramienta de Google permite validar que tan mobile responsive es un sitio Web.


Las búsquedas en Google son gobernadas por sofisticados algoritmos como el Panda, liberado en el 2011 y su última versión a a la fecha 18 de Julio de 2015. Este algoritmo tras su lanzamiento en el 2011 eliminó en sus resultados cerca del 12% de sitios indexados. El algoritmo busca entre varias cosas, mejorar el indexado de sitios de calidad, sacando así de sus resultados sitios pocos relevantes o con contenido de mala calidad. Dentro de esta categoría entran aquellos que usurpan información de otros sitios.

En combinación con el algormitmo Penguin, actualizado en Septiembre del 2016, el cual busca eliminar de los resultados sitios spam o de contenido robado, hacen que la web sea cada vez mas segura, eficiente y relevante.

Por su parte, el RankBrain, también liberado en el 2015, emplea minería de datos para ofrecer resultados a los usuarios de sitios que puede que posean la información que están buscando a pesar que las palabras o frases empleadas no hagan referencia directa al resultado. Según Google, 15% de los resultados exitosos provienen de esta inteligencia articifial.

El 3 de Agosto del 2015 también cambió internacionalmente la forma en que Google recomienda los lugares mas próximos o relacionados a la búsqueda realizada. Se pasó de una vista casi plana de 7 lugares a una de solo 3 lugares, denominado “3-pack”, acompañado de la vista en un mapa de Google Maps. Con eso Google sacó al 60% de los resultados sobre los cuales el usuario presta atención de manera inmediata.


Todos estos cambios tuvieron lugar en un lapso menor de 12 meses. Continuamente los buscadores realizan cambios o mejoras en sus portales, algoritmos, infraestructura, pero rara vez ocurre uno de tal magnitud que cambia las reglas de juego de tal forma.

Los lineamientos y demás consideraciones del área de SEO, son actualizados con frecuencia en la medida en que quienes dominan la búsqueda de resultados realizan cambios en su plataforma. Es por ello que no hay que dejar a un lado las optimizaciones y herramientas que podamos emplear en nuestros sitios con el objetivo de competir por esa posición dentro de los resultados de búsqueda.

Quiero ser como Marissa Mayer

Standard

Acabo de leer en mi digest de LinkedIn como La IT celebrity Marissa Mayer se volvió multimillonaria en sus 30s; En resumen, supo tomar siempre las decisiones correctas en momentos clave de su vida laboral, momentos que algunos de ellos no distan mucho de situaciones que he vivido, y vaya… ¿La estaré cagando o estaré obteniendo uno que otro #SuccessKid?

Nicholas Carlson es el escritor del libro “Marissa Mayer And The Fight To Save Yahoo!” y en un post con el cual promociona su libro describe 5 decisiones bien tomadas que hicieron que esta bella mujer, rubia, joven e indiscutiblemente audaz, tenga una fortuna por encima de los $500.000.000 (en cash, acciones y no está de más decir, estimaciones ya que de esa plata, $200.000.000 los hizo que si en un año).

First thing first, se graduó en Stanford y por supuesto, era brillante. Pudo con su CV entrar a cualquiera de las empresas más prominentes del sector tecnológico, o como investigadora en una reconocida universidad, pero en vez de ello, se arriesgó a entrar a trabajar con un grupito de 24 loquitos, brillantes, pero loquitos, en una recién fundada empresa, posiblemente sin una estructura de crecimiento organizacional definida y ganando lo básico.

Javier, osea yo, al graduarse pudo también aspirar a lo mismo, pero ya un grupito de loquitos lo había reclutado, le pagaban bien, y el trabajo era demasiado fácil así que decidió ahí quedarse para con el “sueldaso”, vivir bien en la caótica Caracas y comenzar una maestría que refuerce su CV para un trabajo más retador y mejor pagado (¿?).

Desconozco las ambiciones y objetivos de vida de Marissa en esa entonces, pero me haré la idea de que ambos tomamos la misma decisión correcta en nuestros primeros 20s.

Javier 1 – Marissa 1

Segundo, la empresa de loquitos donde entró Marissa era Google, y eso no desmerita mi conclusión anterior; recuerden que aún Google no era lo que es hoy en día, ni la empresa donde yo trabajaba existe ahorita.

Marissa entró como programadora y duró meses en un proyecto que hoy en día representa una buena tajada de la plata que le ingresa a Google diariamente con cada clic que hacemos sobre su publicidad digitalmente omnipresente. Cuando sus jefes y colegas se dieron cuenta que estaba lenta, ingresaron un “refuerzo” que sacó el proyecto en semanas. Marissa entendió que programar no es su fuerte así que era el momento de buscar y ver en qué es realmente útil.

En mi segundo empleo (y el actual) ingresé como programador, mis entrevistadores pensaron que tenía la capacidad para hacer cosas geniales “echando código”. En aquella entonces, programar no era mi pasión pero era lo mejor que sabía hacer, y mis proyectos siempre salían relativamente rápido. No obstante, con el ingreso de nuevos talentos a la organización, que sí llevan la programación en sus venas, pude ver como mi código era en ocasiones mejorado, reconstruido o a veces desechado. Tal situación naturalmente en su momento me frustró y por un momento llegué a sentir que retrocedía. No sé si duré más o menos tiempo que Marissa en darme cuenta que si quería resaltar, mejor era intentar otra cosa.

Javier 2 – Marissa 2

La tercera es la vencida, Marissa comenzó a mirar a su alrededor y sigilosamente inmiscuirse en otras áreas: pasó a acomodar servidores, colaboró con RRHH, organizaba agendas y meetings, muy hábil la mujer, buscaba colaborar en todas aquellas necesidades que Google tendría donde los demás compañeros “especialistas” en sus áreas ni se atrevían a asomarse. Finalmente Marissa terminó como la responsable de cómo se ven y perciben los productos de Google, su palabra era la autoridad mayor en ese aspecto. Destacó además en otros proyectos e iniciativas que le dieron gran poder e influencia y al final del día, sin ser gerente, una gran cantidad de áreas les reportaban a sus respectivos jefes, y ella porque es genial y because all sort of reasons.

Hoy en día, yo ya no echo código, en vez de eso, soy el líder técnico de soluciones de Inteligencia de Negocios que se realizan en la organización, la persona sobre la cual los gerentes se apoyan para canalizar requerimientos, una de las personas cuya palabra vale en la selección de personal y acompañamiento en los programas de adiestramientos a potenciales prospectos en el área de IT (¡Vaya! Marissa también hacía algo similar a esto último) y el compañero al cual siempre le consultan como se debería proceder con una gran cantidad de casos de soporte.

A diferencia de Marissa, no me siento tan seguro en decir que yo mismo planfiqué esto. Simplemente se dio. No sé en qué momento construí la confianza que me tienen dentro de la organización en actividades ajenas a la programación y que son de vital importancia para el negocio.

Javier 3 – Marissa 3

Finalmente, y porque esto ya va largo, las otras dos razones que describe Nicholas acerca del éxito de Marissa son, si hay un problema y se asignó ya un responsabe para que lo solucione, Marissa le iba a importar un bledo eso e inrrumpiría en ese espacio “ajeno” y solucionaría ella misma la situación si sabía que estaba en sus manos; después de todo, es lo que le hicieron a ella, ¿no?. Tal actitud le dio enemigos, gerentes agradecidos, aún más poder, reconocimiento y dólares.

La última razón, es saber cuándo decir adiós. Nicholas cuenta que los enemigos de Marissa se aliaron y también crecieron al punto de volverla a dejar de un lado; no obstante, ella siguió haciendo un buen trabajo. Yahoo! en el 2011 se había quedado sin CEO y ella sabía que sería una oportunidad de oro, sin embargo, Nicholas describe que Marissa no se apresuró en postularse; no porque tuviera esperanzas en Google sino porque Yahoo! sin CEO estaba en manos de ejecutivos problemáticos. Eventualmente poco a poco fueron alejándose debido a asuntos judiciales, y cuando Marissa vió que el terreno estaba libre de escombros, dio su estocada. El resto de la historia de cómo Yahoo! con Marissa se ha revalorizado considerablemente está en las redes.

Hábil la mujer, hay muchísimo seguro más que aprender de ella. Definitivamente la 4ta razón me parece súper importante. Confieso haber pecado de omisión, y precisamente por eso. A nadie le gusta que se inmiscuyan en sus asuntos, pero al final del día, si la organización que mantiene mi estilo de vida necesita de mi ayuda, y siento puedo aportar en algo de manera directa, si quiero el éxito de Marissa, quizás lo correcto es hacerlo a pesar de estar cruzando límites.

Javier 3 – Marissa 4

Si ganaré detractores o no, es incierto. Tampoco puedo dar por hecho que ganaré enemigos en caso de que tal situación se presente. Tampoco puedo incluso dar por hecho que mi ayuda será necesaria en otras áreas que no lidero. Lo cierto, es que mi historia personal aún se escribe y siento se seguirá escribiendo en mi actual empleo. No sé si será necesario irme en algún momento, no sé si querrán prescindir de mí en un tiempo. Mi historia no tiene por qué ser la de Marissa. A este punto solo sé que quiero ser tan exitoso como ella, y he tomado el 60% de las decisiones correctas que la han colocado a estar donde está ahorita.

Javier 3 – Marissa 5

¡Ahí nos vemos!

Samsung Chromebook, ¡Yo te elijo!

Standard

Hace unos pocos días por fin llegó a mis manos mi nueva Chromebook, y a pesar de que la amé desde el primer día, quería usarla un tiempo antes de hablar de ella en este blog no vaya a ser que luego me arrepienta de lo que escriba… Bueno, eso creo nunca iba a suceder, ¡esta máquina es excelente!

Ya en la red abunda contenido acerca de ellas, sobretodo de mi modelo, la Samsung Chromebook de 11.6” así que este post no describirá más de lo mismo.

¿Y entonces de que voy a escribir?

No sé cuantas Chromebooks existan en este país petrolero de desarrollo dudoso, estuve algo escéptico cuando la compré porque no sabía si mi nueva laptop se adaptaría al estilo de vida y al contexto tecnológico, junto a sus limitaciones, en que vive el Venezolano; no obstante, tal parece que los ingenieros de esta belleza pensaron en todo. A continuación, las pruebas:

Rápida aún con la peor conexión del mundo

Quizás exagero diciendo que tenemos la peor velocidad y calidad de Internet a nivel mundial, pero en este artículo del 2012, más del 90% de las velocidades promedio que los ISP ofrecen en sus países superan a la de Venezuela. Han pasado 2 años y al menos en mi país, esa realidad no ha cambiado. En mi casa cuento con una conexión de 1.5 Mbps de bajada distribuida por mi viejo router Linksys del año 2005 donde se conectan 3 laptops (ahora 4), 1 desktop, 4 smartphones y 1 PS3. Es de esperar que cuando estamos todos activos, la conexión en cada dispositivo parezca ser a la de un viejo modem de 56 kbps; y en algunos casos, pareciera que no existiese señal alguna. Aún así, la Chromebook pareciera estar conectada a una red dedicada solo para ella.

Las paǵinas de internet no sólo cargan más rápido que en las otras laptops que habitan en mi casa, también los videos de Youtube se reproducen con mayor fluidez. Podría atribuir esto a lo ligero que es ChromeOS el cual a diferencia de Windows y una distro popular de Linux, no tienen tantos servicios corriendo consumiendo recursos de red. Aunque, seguramente lo hace ya que es una laptop que está hecha para trabajar con conectividad, y lo hace, eficientemente, muy bien.

Funcional con y sin internet… Con y sin luz

Era el tercer día de uso cuando pasó algo de lo más común: se fué la electricidad a nivel general por donde vivo (aún cuando hacía meses desde la última vez que esto ocurrió). Me preparaba para guardar mi nueva adquisición y continuar el documento en el que estaba trabajando para el día siguiente. Pensé que la Chromebook se volvería una simple carcasa inanimada y nada más lejos de la realidad que eso. Varias de las aplicaciones que había agregado desde la Chrome Web Store entraron en modo Offline y continuaron operando. Un pequeño rayo se despliega para indicarte que has perdido conexión a Internet pero que no te preocupes, que todo lo que hagas quedará guardado localmente hasta contar de nuevo con una conexión de datos.

ChromeOS viene empaquetado con aplicaciones básicas que funcionarán sin datos, entre ellas, el acceso al Google Drive (aunque solo podrás trabajar con los archivos con los que has trabajado estando conectado a internet), un editor de imágenes sencillo, pero bastante funcional, al igual que un reproductor de medios igual de práctico. Adicional a eso, no fue sino 6 horas luego de estar sin electricidad, viendo películas y series que tengo en mi viejo disco USB, que la Chromebook me empezó a alertar que contaba con baja batería. Mi laptop de bajo consumo, en condiciones similares, duraría 3 horas menos.

En el trabajo

La Chromebook parece ser la estación de trabajo portátil perfecta para desarrolladores Web. Casi todas las aplicaciones que existen en la Chrome Web Store para desarrolladores están orientadas al desarrollo de aplicaciones de este tipo. Para aquellos que trabajamos con software de un área distinta, en mi caso con herramientas Java para realizar Integración de Datos e Inteligencia de Negocios, y uno que otro desarrollo que debo compilar y depurar, pensé que no lo lograría y tendría que cerrar la tapa y volver a mi puesto de trabajo; pero no, ya que Chrome es sin duda el software más asombroso y avanzado que conozco.

En la Web Store encontré tres joyas súper valiosas: Chrome RDP no solo me conecta a mi estación de trabajo Windows 7 en la oficina, sino que también me ofrece acceso a otras corriendo otras versiones, entre ellas Windows 8 y Server 2012, ¡y lo hace de lo mejor! La experiencia se asemeja por mucho al uso de Conexión de Escritorio Remoto nativo de Windows. Secure Shell me ofrece acceso por consola a algunos servidores Linux con los cuales de vez en cuando trabajo, y Real VNC Viewer por su parte me permite brindar asistencia remota a mis usuarios cuando necesitan ayuda y no estoy cerca del edificio donde se encuentran.

Las posibilidades son infinitas

Con un SO súper ligero y rápido que se actualiza automáticamente sin que uno lo note, con una tienda de aplicaciones que cada día crece más con alternativas de calidad con soporte offline y con un precio imbatible, las Chromebook, Chromebox y todo dispositivo basado en este nuevo caballo de batalla de Google, resultan ser una opción verdaderamente encantadora.

Mi madre vive quejándose que debe esperar que su netbook tarde en encender; abrir la página de noticias o la del banco “dura horas”, sin mencionar que no lee nada “en esa pantalla de comiquita”. CromeOS inicia en 5 segundos, y al menos esta Chromebook no requiere que la apagues, solo debo cerrar o abrir la cubierta (o pantalla) y estará todo ahí como lo dejé: tu computadora está ahí para tí justo cuando la necesitas.

De hecho, ya me enamoré de la nueva Chromebox de Asus, que por 140$ cuenta con mejores prestaciones que la Chromebook y puedo colocar al lado del LEDTV de mi mamá para que haga todo lo que hace con su laptop, mucho más rápido y con mayor comodidad.

Son muchísimas más las cosas que me gustaría mencionar y que me han enamorado de esta máquina, pero creo esas pocas que acabo de describir sintetizan el valor y utilidad que le he dado a este dispositivo y que me han hecho sin duda, más eficiente y felíz =)

¡Hasta la próxima!

P.D.: ¡Olvidé hablarles de Google Cloud Print! En pocas palabras, imprime en cualquier lugar del mundo en que exista una PC con Chrome, o dispositivo con ChromeOS, y tenga una impresora conectada. Adiós a enviar las cosas por correo o tener que configurar una red interna.